Yo soy nuclear

Capacidades tecnológicas de la industria nuclear española

(4 votos, media 3.75 de 5)

En España hay actualmente unas 30.000 personas empleadas en el sector nuclear de forma directa e indirecta y en la Unión Europea esta cifra alcanza las 400.000.

En nuestro país, la industria nuclear, competitiva y experta, es garantía de que la tecnología nuclear no sólo se mantiene, sino que sigue desarrollándose para apoyar a los reactores actualmente en operación y atender un mercado nuclear internacional en crecimiento. Resulta, por tanto, fundamental para la economía española mantener las capacidades científicas y tecnológicas desarrolladas por esta industria.

Historia

La estructura nuclear industrial en España comenzó a crearse en los años 60, como consecuencia de la decisión de construir las centrales nucleares de Zorita, Garoña y Vandellós I y ha ido evolucionando con la incorporación de nuevas tecnologías adaptadas a las necesidades y requisitos actuales.

La Administración apoyó este desarrollo industrial ya que fomentaba la creación de puestos de trabajo cualificados, el avance tecnológico contribuía a la mejora general de la industria, y posibilitaba una independencia del exterior en un sector estratégico, especialmente por la necesidad de disponer de servicios técnicos adecuados mientras las centrales estuvieran en funcionamiento.

La industria nuclear española se consolidó durante la construcción de las centrales de tercera generación (Vandellós II y Trillo), con la construcción de fábricas, tanto de equipos como de combustible, y el funcionamiento de un buen número de empresas de servicios especializados y se creó la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (ENRESA).

En la década de los años 80 fue el momento de máxima actividad de la industria nuclear en España, proporcionando empleo a más de 20.000 personas, entre ellas más de 5.000 técnicos de alta cualificación. Además, hay que añadir aproximadamente 20.000 personas más de empleo indirecto, en múltiples empresas suministradoras de bienes y servicios.

Toda esta actividad implicó un importante esfuerzo de asimilación de tecnología y de formación en técnicos y especialistas, que dio como resultado un parque nuclear de gran calidad, unos equipos de operación muy expertos, y unas cifras muy altas de participación nacional en la construcción de las centrales nucleares, pasando de un 43% total en las centrales de primera generación a un 75% en las de segunda y a un 85% en las centrales de tercera generación.

En la actualidad

Las empresas del sector nuclear, una vez terminada la construcción de las centrales españolas, continúan apoyando las actividades de suministro de ingeniería y componentes para reparaciones o modificaciones, suministro de combustibles y servicios de inspección durante el funcionamiento, así como prestación de servicios de apoyo a las recargas y de protección radiológica.

Las empresas españolas de bienes de equipo han exportado componentes para centrales nuevas y para sustitución de otros equipos, desde generadores de vapor, elementos de la vasija o presionadores, hasta bastidores y contenedores para combustible gastado, pasando por válvulas y tuberías, encontrando en los últimos años un mercado importante en los países asiáticos.

La excelencia y fiabilidad del funcionamiento de las instalaciones nucleares ha sido un ejemplo para otros sectores industriales, que se han beneficiado de los grandes avances tecnológicos logrados por la industria nuclear.

La industria nuclear española ha entrado en el mercado internacional. Las empresas de ingeniería y de servicios especializados han encontrado un importante mercado en los países de Latinoamérica (Brasil y México), de Europa Central y Oriental y en los de la antigua Unión Soviética, que necesitan mejoras sustanciales en sus instalaciones y en sus estructuras organizativas, así como en sus sistemas de calidad. Las empresas españolas han realizado en estos países un gran número de estudios, proyectos y suministros de simuladores, equipos de inspección y cursos de formación.

Futuro

Las empresas españolas toman parte en las actividades internacionales de proyecto, investigación y desarrollo sobre reactores avanzados y grandes programas multinacionales como los de fusión nuclear y física de altas energías.

Si en España se abordaran nuevos proyectos nucleares, se crearían nuevos puestos de trabajo y la industria afrontaría el 80% de los programas de construcción. Mientras tanto, la industria nuclear exporta bienes de equipo y servicios a nivel internacional con una participación de entre un 4% y 5% en el programa nuclear global.

En definitiva, la industria nuclear española está preparada para el futuro y necesario desarrollo nuclear en nuestro país. El inicio de un programa de construcción de nuevas centrales sería un acto de responsabilidad por parte de la industria y de los representantes políticos.

 

 


Leer 9 Comentarios... >>
 

Coste de la gestión de residuos radiactivos

(13 votos, media 2.92 de 5)

¿Paga el consumidor la gestión de los residuos radiactivos? Son muchos los que se hacen esta pregunta y la respuesta es muy clara: NO, lo pagan los que generan dichos residuos.

La gestión de los residuos producidos desde el año 1985 hasta el 2070 se eleva a unos 13.000 millones de euros, según se contempla en el VI Plan General de Residuos Radiactivos (PGRR). A finales de 2005 ya se había incurrido en un 25% de los costes totales, aproximadamente 3.000 millones de euros.

Estos costes se financian a través del “Fondo para la financiación de las actividades del PGRR” que es gestionado y administrado por ENRESA y controlado por un órgano interministerial externo, el Comité de Seguimiento y Control. Se trata de un sistema de prefinanciación que asegura los medios económicos necesarios para la gestión de los residuos radiactivos en el presente y en el futuro.

Hasta el 1 de abril de 2005, los ingresos del Fondo procedían de un cargo aplicado al consumidor en la tarifa eléctrica. Sin embargo, a partir de esa fecha, ENRESA cobra directamente a las empresas titulares de las centrales nucleares una cantidad que varía en función de su producción. Pero no sólo las centrales nucleares aportan dinero a dicho Fondo, sino que también lo hacen todas las instalaciones radiactivas que generan residuos.

Por lo tanto, cuando se afirma que el coste de generación de la energía nuclear, entre 45 y 60 €/MWh, es más barato que el de otras energías, se incluye la gestión del combustible gastado y el desmantelamiento de las centrales.


 


Leer 29 Comentarios... >>
   

Otras aplicaciones de la tecnología nuclear

(42 votos, media 3.76 de 5)

 

La energía nuclear mejora la calidad de vida. Además de producir electricidad abarca otros muchos ámbitos de aplicación frecuentemente desconocidos como son la agricultura, la medicina nuclear, la irradiación de alimentos, la utilización en la industria o la conservación del medio ambiente, entre otras.

 

En la actualidad, las diversas aplicaciones de la energía nuclear son fundamentales en nuestra vida cotidiana, y en el futuro serán más importantes gracias a las investigaciones que se están realizando que aumentarán sus posibilidades de aplicación.

 

Cuando hablamos de tecnología nuclear, hay que comenzar explicando qué son los isótopos. Se trata de cada uno de los tipos de átomos de un mismo elemento que poseen números másicos diferentes. Las fuentes isotópicas resultan relativamente baratas, los instrumentos son fáciles de conseguir y su utilización es simple.

 
APLICACIONES MÁS COMUNES DE LOS ISÓTOPOS
 
Agricultura y alimentación
 

 

La aplicación de los isótopos a la agricultura ha permitido aumentar la producción agrícola de los países menos desarrollados, lo que ha mejorado su dieta alimenticia y ha fortalecido su competitividad para la exportación de excedentes.

 

Esto ha sido posible gracias a avances como el control de plagas de insectos, el  máximo aprovechamiento de los recursos hídricos, la mejora de las variedades de cultivo o el establecimiento de las condiciones necesarias para  optimizar la eficacia de los fertilizantes y el agua.

 

En cuanto a la alimentación, las técnicas nucleares juegan un papel fundamental en la conservación de alimentos. No basta con producir más alimentos, sino que también se han de conservar pues según datos de la Organización de Agricultura y Alimentación (FAO), anualmente se pierde el 50% de los alimentos perecederos y el 25% de los no perecederos, además de los que se consumen en mal estado. La aplicación de los isótopos está permitiendo erradicar este problema y, en la actualidad, más de 35 países permiten la irradiación de algunos alimentos.

 
Industria
 

Los radisótopos y radiaciones aplicados en la industria moderna resultan de gran importancia para el desarrollo y mejora de los procesos, para las mediciones, la automatización y el control de calidad.

 

Así, se utilizan como requisito previo para la completa automatización de las líneas de producción de alta velocidad, y se aplican a la investigación de procesos, la mezcla, el mantenimiento y el estudio del desgaste y corrosión de instalaciones y maquinaria.

 

La tecnología nuclear también se emplea en la fabricación de plásticos y en la esterilización de productos de “un solo uso”.

 
Medicina
 

 

Uno de cada tres pacientes que acuden a un hospital en un país industrializado, recibe los beneficios de algún tipo de procedimiento de medicina nuclear.

 

Así, se emplean radiofármacos, técnicas como la radioterapia para el tratamiento de tumores malignos, la teleterapia para el tratamiento oncológico o la biología radiológica que permite esterilizar productos médicos.

 
Conservación del medio ambiente

 

La aplicación de isótopos permite determinar las cantidades exactas de las sustancias contaminantes y lugares en que se presentan así como sus causas. Además, el tratamiento con haces de electrones permite reducir las consecuencias medioambientales y sanitarias del empleo a gran escala de combustibles fósiles, y contribuye de manera más efectiva que otras técnicas a resolver problemas como “el efecto invernadero” y la lluvia ácida. 

 

Arte
 

Las técnicas nucleares se emplean para restaurar objetos artísticos así como para fechar obras de arte, lo que permite depurar la autenticidad de las mismas y  detectar posibles falsificaciones. El carbono-14 es, sin lugar a dudas,  el radionucleico más importante para datar objetos relacionados con la historia del hombre.

 

 

Otras aplicaciones de la tecnología nuclear se producen en disciplinas como la hidrología, la minería o la industria espacial.

 

Por lo tanto, rechazar la aplicación de la energía atómica, que se ha demostrado que es fiable y segura, es rechazar el crecimiento y el progreso social.

      

 

 


 


Leer 17 Comentarios... >>
   

El uranio como combustible nuclear

(125 votos, media 4.00 de 5)

Uno de los argumentos que se utilizan en contra de la energía nuclear es el referente al uranio. Por un lado, se señala que no es un recurso inagotable y por otro lado que España importa el 100% del uranio utilizado en las centrales. Estas afirmaciones requieren algunos matices.

El uranio es 500 veces más abundante que el oro y no tiene otro uso. Con la tecnología actual, se calcula que, al  ritmo actual de consumo, hay reservas de este mineral para unos 80 años, pero gracias al desarrollo tecnológico, la construcción de reactores más avanzados o el reciclado del combustible gastado para su uso en otras centrales nucleares podría ser prácticamente ilimitado, del orden de varios milenios.

La investigación y los nuevos desarrollos de la tecnología nuclear permitirán que se haga un mayor aprovechamiento de las reservas de uranio, ya que los nuevos reactores serán capaces de conseguir del combustible nuclear más de 50 veces la energía que aprovechan los actuales. En este sentido, existen proyectos internacionales en los que participa España sobre nuevos reactores más rápidos, más pequeños y que además consumen menos uranio, se trata de reactores de ciclo cerrado que reutilizan el combustible gastado.

Por otra parte, no se descarta la posibilidad de encontrar nuevos yacimientos en distintos países, ya que el uranio es un mineral muy diversificado en la naturaleza. Sin ir más lejos, en España existen minas de uranio que se explotaron en el pasado. En el año 2006, se estimaban sus depósitos de 4650 toneladas, representando el segundo país europeo en importancia, y aunque hasta ahora la explotación de dichas reservas no se ha considerado rentable, ya hay empresas interesadas en su aprovechamiento.


Otra ventaja del uranio como combustible nuclear es que no tiene otro uso y los reactores nucleares necesitan muy poca cantidad del mismo para producir mucha energía. Una pastilla de uranio de tan solo 5 gramos de peso, produce la misma electricidad que 810 kilos de carbón, 565 litros de petróleo o 480 metros cúbicos de gas natural.

Por lo que respecta al origen del uranio que utilizan las centrales españolas, a pesar de que se importa el 100%, todo el abastecimiento de combustible nuclear en España se considera de carácter nacional de acuerdo con tres razones establecidas por la Secretaría de Estado de Energía del Ministerio de Industria:

  • No es necesario un aporte continuo de combustible a la central nuclear. En cada parada de recarga, se introduce en el núcleo del reactor el combustible necesario para que la central funcione el ciclo de operación completo (de 12 a 24 meses, según la central), con lo que se garantiza la producción, el suministro eléctrico y el autoabastecimiento energético durante un periodo de tiempo prolongado.
  • El combustible nuclear se tiene acopiado en la central al menos 2 meses antes del inicio de la parada de recarga, ya que la legislación así lo exige. De esta manera, se puede prever con antelación suficiente la compra, el suministro y el aprovisionamiento del uranio, pues se conoce perfectamente la programación de las paradas de recarga, no estando así sujeta a la incertidumbre de los mercados internacionales de materias primas energéticas.
  • El combustible nuclear tiene una gran capacidad energética por unidad de masa. El consumo anual de combustible de una central estándar es de unas 25 toneladas de uranio. En comparación, para producir la misma cantidad de electricidad, una central térmica de carbón consume 2,5 millones de toneladas de carbón y una central de gas de ciclo combinado consume 1700 millones de metros cúbicos de gas natural.

En España, únicamente se lleva a cabo la etapa de fabricación de elementos combustibles, concretamente en la fábrica de ENUSA en Juzbado (Salamanca).

Es importante señalar que el uranio utilizado en nuestro país se importa de países con regímenes políticos democráticos y estables como Australia, Canadá o Sudáfrica, por lo que el suministro de este mineral es mucho más estable que el de los combustibles fósiles.

Esto también influye en el precio del uranio, que se mantiene muy estable en los mercados internacionales y su coste representa una fracción muy pequeña, del orden del 3%, del coste total de producción de la electricidad en las centrales nucleares, por lo que tiene una baja sensibilidad a las variaciones del precio de uranio.

Son muchas las ventajas del uranio como combustible nuclear, lo que demuestra que la energía atómica como fuente de electricidad no sólo es viable sino imprescindible.

 

 


 


Leer 60 Comentarios... >>
   

Página 2 de 2

Actualidad

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
24119 firmas

Divulgación

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6

Sabías Que ...Un tercio de la electricidad que se produce en la Unión Europea procede de las centrales nucleares, lo que evita la emisión de 650 millones de toneladas de CO2 por año

 
busyCargando encuesta...